Informes > OPINION CALIFICADA > Fiabci y Mercado del Sur del conurbano OTROS MERCADOS

Fiabci y Mercado del Sur del conurbano

Antunez Vega, titular del Fiabci en Argentina nos cuenta qué es exactamente esa asociación, cuales son los beneficios de los asociados y cual es el costo para asociarse, en una entrevista exclusiva con Reporte Inmobiliario. Nos aporta además su visión del mercado inmobiliario de la zona Sur del Gran Bs. As.



A punto de viajar al Congreso Mundial de la Federación Internacional de Profesiones Inmobiliarias (Fiabci), que se desarrollará en Barcelona del 28 de mayo al 2 de junio, el titular de Fiabci Argentina, Jorge Antúnez Vega, accedió a conversar sobre las actividades de esta importante red global del sector inmobiliario. También, sobre la situación actual de los negocios en que se especializa la inmobiliaria Antúnez Vega Propiedades, con casi cuatro décadas de trayectoria en la Zona Sur del Gran Buenos Aires y fuerte presencia en los segmentos industrial y comercial.

R.I.com: Muchos se preguntan qué actividades lleva adelante Fiabci, además de entregar sus premios anuales…

A.V.: El objetivo de Fiabci en todo el mundo es ayudar a sus miembros a darle nivel internacional a sus negocios, es un trampolín hacia el exterior, un puente hacia el mercado internacional. Participar de los congresos mundiales y los encuentros regionales, brinda la posibilidad de estar informado y conectado, de enterarse de las últimas tendencias en materia mercadeo o marketing, actualizarse profesionalmente, conocer a otros brokers y participar en workshops y encuentros de negocios. Todo esto sirve para estar siempre a la avanzada de lo que sucede en el mundo, ni más ni menos.

R.I.com: ¿Cuántos miembros tiene? ¿Cuál es el costo y cuál el beneficio de ser miembro?

A.V.: Fiabci Argentina tiene sobre todo socios institucionales como la Cámara Inmobiliaria (CIA), la Cámara de la Construcción (CAC), la AEV, Cavera, el SOM y muchos otros. Además, hay unos 50 socios particulares como Roberto Guichón (que fue el pionero), Luciano Gronda, Alejandro Marolda y yo mismo, que soy miembro hace 20 años. Los miembros de Fiabci Argentina pagan 300 pesos anuales, y los de Fiabci Internacional, 280 euros por año. En cuanto a los beneficios, en los congresos y encuentros regionales, donde la relación entre miembros es “face to face”, se va armando una cadena de contactos y amigos en todos los países, que nos reciben y hacen de anfitriones cuando viajamos al exterior por cualquier motivo. Obviamente, eso repercute también en los negocios.

R.I.com: ¿Hay desarrollos importantes en la Argentina que se hayan concretado a través de Fiabci?

A.V.: Sí, hay. Pero los negocios que se hicieron gracias a los contactos de Fiabci se mantienen, por lo general, en reserva. Lo que puedo asegurar es que si estamos allí desde hace tantos años, es porque nos sirve y nos conviene.

R.I.com: ¿Cuáles son los requisitos para ser miembro de Fiabci?

A.V.: Para ser admitido hay que cumplir con ciertos requisitos básicos, como tener una trayectoria reconocida y una conducta intachable en el sector. Pero nosotros no hacemos campañas de afiliación ni le vamos a golpear la puerta a nadie: el que está interesado en acercarse tiene que movilizarse.

R.I.com: ¿Cuáles son las expectativas para el congreso de Barcelona?

A.V.: A este congreso, la delegación argentina va a llevar un proyecto que consiste en crear una calificación internacional para los emprendimientos inmobiliarios, para poder ofrecerlos en el mundo con el plus que da una norma de calidad específica de nuestra industria. Algo de eso ya existe con los Premios Fiabci a la Excelencia Inmobiliaria, que se otorgan todos los años, y que, a nivel local, Fiabci Argentina se van a entregar este año por cuarta vez. Nuestro premio, además de galardonar a los mejores emprendimientos, tiene el objetivo de impulsarlos a que sean premiados por Fiabci Internacional.

R.I.com: ¿Hay interés por la Argentina en los eventos de Fiabci internacional?

A.V.: Sí, sobre todo en los encuentros regionales, continentales. El último fue en Palm Beach, Estados Unidos, y hubo muchísimas consultas por Argentina en los rubros de desarrollos urbanos de viviendas y oficinas, en el negocio de hotelería y en la compra de campos para producción agrícola y ganadera, debido al boom del “oro verde”, es decir, la soja. Pero también se debaten temas de interés para nosotros, como el gerenciamiento de las ciudades, algo que sucede en algunos municipios de Alemania y Canadá, donde el gobierno comunal es 90 por ciento administrativo y 10 por ciento político. Un tema que por estos días nos convoca especialmente a los porteños.

R.I.com: ¿Cómo está actualmente el mercado inmobiliario en la Zona Sur del Gran Bs As?

A.V.: Desde 2003 se vive una verdadera explosión de emprendimientos, sobre todo en Lanús, Lomas de Zamora, que es donde nosotros más trabajamos con el rubro residencial, y Quilmes. Toda la construcción es genuina, es decir, para compradores al contado. En Lomas se da el fenómeno de que compran usuarios locales, de Lanús o de Adrogué, mientras que en Lanús lo hacen sólo los de Lanús y algunas zonas aledañas. Se construyen edificios de buena calidad, con unidades de dos o tres ambientes y dos baños, o un baño y un toilette; también de cuatro ambientes, semipisos e incluso pisos. Hoy en Lanús se está pagando por estos departamentos entre 1.000 y 1.100 dólares el metro cuadrado, y en Lomas de Zamora, de 1.100 a 1.300. Estas zonas tienen la gran ventaja de que la incidencia del terreno es del 15 al 20 por ciento del costo total de construcción, mucho menor que en Buenos Aires.

R.I.com: Sin embargo, estas ventajas no repercuten por igual en toda la Zona Sur. ¿A qué se debe que haya áreas más favorecidas, como Las Lomitas?

A.V.: Las Lomitas, con un acceso fácil por la avenida Hipólito Irigoyen. Allí se vive hoy una verdadera explosión gastronómica y se está desarrollando un centro comercial de muy buen nivel, con primeras marcas en locales a la calle, para un target no tan masivo como el de Lanús. Ahora estamos esperando que se desarrolle Avellaneda, que tiene la ventaja enorme de la cercanía a la Capital, cosa que no sucedió desde el fin de la crisis. Y, dentro de la Capital, Barracas, que es el mejor centro neurálgico de toda el área sur. Hoy los usuarios finales analizan mucho los tiempos de viaje y las proximidades, y en Barracas todavía existe la posibilidad de conseguir terrenos amplios con incidencias bajas, de 150 a 180 u$s/m2, para después vender por valores de 1.300 a 1.500 u$s/m2.

R.I.com: Ustedes trabajan muy intensamente con inmuebles comerciales e industriales. ¿Cómo se están moviendo esos rubros actualmente?

A.V.: En esos rubros abarcamos prácticamente todo el Gran Buenos Aires, y más también. En ambos, el dato más significativo de la actualidad es la falta de oferta. La escasez de locales comerciales es alarmante. Los que atendemos a grandes empresas nos vemos en serias dificultades para encontrar espacios grandes para ofrecerles, porque todo fue fraccionado en locales más chicos que están en manos de distintos dueños. En el rubro industrial también hay una enorme demanda, tanto de grandes industrias como de pymes, que está siendo atendida lentamente con el surgimiento de nuevos parques industriales. En este segmento, a diferencia del comercial, se puede manejar con más comodidad el tema de la ubicación, y está surgiendo un producto realmente novedoso para nuestro mercado: el parque industrial cerrado, que brinda excelentes oportunidades de negocios.

R.I.com: ¿Cuáles con las claves del negocio?

A.V.: Se trata de un parque industrial que está cerrado perimetralmente, y que brinda servicios comunes muy requeridos por las empresas, como seguridad, áreas de estacionamiento y maniobra, y algún salón para eventos empresariales. Ofrece la posibilidad de hacer excelentes negocios a partir de una planta industrial en desuso, o de tierras que se cotizan a valor campo en locaciones como Ezeiza, por ejemplo. Todos salen ganando: el dueño del terreno, el desarrollador, los usuarios y el municipio, porque genera actividad económica y nuevas fuentes de impuestos. La ecuación es sencilla: son tierras de valor campo, sin desarrollar, que hoy se venden a medio dólar por metro cuadrado (o 5 mil dólares por hectárea), que se pueden transformar en lotes para vender a 10 o 15 dólares el metro cuadrado para uso industrial, destinando el 30 por ciento del terreno a servicios comunes.

R.I.com: ¿Existen muchos proyectos de este tipo en el país?

A.V.: Se trata de una tendencia mundial que en Argentina también está creciendo de a poco todavía. Nosotros estamos comercializando uno con esas características en Berazategui, desarrollado por Diarco, con espacios de 250 a 2.000 m2 para industrias no contaminantes. También hay proyectos similares en Quilmes, Campana, algunas ex plantas industriales como La Cantábrica, en Haedo, o el ex Batallón de Arsenales Viejobueno, en Monte Chingolo. Ojo, es necesario aclarar que estos parques cerrados se diferencian claramente de muchos autodenominados “parques industriales” que en realidad son simples fraccionamientos de tierra, aunque algunos cuentan con algunos servicios comunes.

© Ariel Hendler para ReporteInmobiliario.com, 2003-2007, Lunes 21 de mayo 2007.

.
Puntuación Promedio: 4 - votos: 3
Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

REPORTE INMOBILIARIO TV

Informate al instante

Reporte Inmobiliario

Valor metro cuadrado por manzana

Suscribete a nuestro newsletter semanal