Informes > OPINION CALIFICADA > Tres deseos para el ano proximo Precios alquileres

Tres deseos para el año próximo

En el ámbito de los negocios inmobiliarios, tres deseos muy especiales para que el año que viene, nuestro mercado siga tan robusto como lo ha estado en el 2006 que termina.



En primer lugar, deseo que el gobierno no haga nada que pueda generar en la gente la percepción de que la inversión inmobiliaria es insegura o confiscable. Producto de las sucesivas crisis, históricamente muchos activos locales padecieron circunstancias de esa naturaleza, desde los plazos fijos pesificados hasta los bonos del estado “defaulteados”, pasando por las acreencias hipotecarias no ejecutables, y ello puso a muchos a la defensiva, por ejemplo al momento de volver a llevar su ahorros a los bancos.

Somos conscientes que ya hay una movida muy inconveniente en este sentido, que es la suspensión de los permisos de obra por 90 días en varios barrios de la ciudad de Buenos Aires. Por ahora, no sabemos qué va a pasar realmente el día 91. Como ya hemos sostenido, más allá de las razones en uno u otro sentido, lo más importante en esta cuestión es el cómo, es decir, cómo se van a hacer los inevitables cambios al código para restringir las torres en algunos lugares de la urbe.

Si se llevaran adelante intempestivamente y sin preaviso, los inversores empezarían a tener la sensación de que comprar un terreno es una decisión riesgosa. En efecto, se podría concluir que la edificabilidad con la que se hacen las cuentas al momento de hacer una oferta por un lote e inmovilizar uno o dos millones de dólares, puede alterarse en cualquier momento. Lo mismo le va a ocurrir a los compradores en preventa y si esto se generalizara, nuestra actividad quedaría al borde de la muerte.

Mi segundo deseo es que se reconstruya en nuestro país un sistema de financiamiento hipotecario consistente, de largo plazo y apto para todos. No se puede pensar que la construcción sea una industria sustentable sin que la clase media pueda comprar lo que producimos. Hemos llegado hasta aquí haciendo residencias para ricos y viviendas para que el Estado se las adjudique a los más pobres mediante planes de obra pública, pero ambas cosas tienen un límite, y mi percepción es que no está muy lejos.

Para que haya hipotecas de verdad, deben cumplirse varias condiciones. Las más relevantes son: a) el fortalecimiento del sistema financiero, b) la consolidación del ahorro doméstico de largo plazo a través de los fondos de pensión para que se puedan fondear masivamente inversiones de largo aliento como son las hipotecas, y c) que los créditos tengan un marco jurídico claro como para poder ejecutar las acreencias morosas.

De la mano de todo ello, es probable que haya que resolver temas puntuales, como el sostenimiento del poder adquisitivo de la moneda local en el tiempo, que es algo imprescindible para cualquier contrato a largo plazo. Eso se llama indexación y en nuestro país es mala palabra. Alguna solución debería aparecer, más consistente que el amague hecho meses atrás por el gobierno con los fallidos créditos para inquilinos, sin ningún resultado concreto.

Por último, es mi deseo para todos que no perdamos aquello que es inherente a la actividad del developer, ello es su iniciativa para emprender. Ser desarrollador supone tener la capacidad de imaginar proyectos, concebirlos, financiarlos, edificarlos, comercializarlos y a partir de todo ese proceso, ganar plata. No es fácil, y menos aun en nuestro país. Pero es absolutamente posible y muy importante.

En nuestro ambiente conozco ejemplos recientes notables, como el caso de G&D, hoy con obras en varios lugares del mundo. Recuerdo mi primera charla con Dani Mintzer, cuando me preguntó si me parecía bien que avanzaran con su oferta por la parcela 10 en Dique 1, y lo alenté a hacerlo. No tenían antecedentes en obras tan grandes, ni siquiera tenían el capital para comprar. Pero tomaron la decisión de avanzar, juntaron los fondos, compraron, y hoy tienen entre manos uno de los mejores emprendimientos inmobiliarios de Buenos Aires.

También recuerdo el proceso de compra de Dypsa del lote de IRSA en Puerto Madero, que hoy es Renoir. Un proyecto multipremiado en Argentina y en el exterior. Cuando fuimos a IRSA para que Issel les dijera lo que pensaba hacer, nos miraron como si estuviéramos locos. Ellos tenían el mejor lote que quedaba disponible en Puerto Madero y Dypsa quería que se lo entregaran a cambio de metros para hacer allí un proyecto de ultra lujo. Con iniciativa, creatividad, constancia y buena fe, se llegó a un muy buen acuerdo y el proyecto hoy es lo que es, simplemente excelencia inmobiliaria en estado puro.

Ni hablar de KAS, que imaginó un proyecto único en Caballito, sobre un lote de gran porte también de IRSA, para hacer algo muy diferencial. Torres con unidades pequeñas, todos los servicios típicos de los proyectos ACB1 y sin afectar a su entorno barrial inmediato en virtud del tamaño del terreno. El mismo entusiasmo e impulso que señalé respecto de los otros casos, percibí en la gente de KAS al momento de concebir esta gran idea, que sin duda será uno de los mejores proyectos del año próximo.

No fue muy diferente la visión de José Antonio Rodríguez al comprarse, con un grupo español, una estructura en avenida Libertador y Lacroze que había estado paralizada por años y que hoy es Style, un emblema en Belgrano que se está finalizando.

En resumen, para el 2007 deseo que no se debilite la propensión a invertir en inmuebles que hemos estado disfrutando en los últimos años producto de un mal manejo del gobierno respecto de las quejas de algunos vecinos de Caballito. Además, deseo que empiece a reconstruirse el sistema de financiamiento hipotecario a largo plazo, y por último deseo que el impulso creativo y empresario de nuestros desarrollistas siga tan intenso como lo estuvo hasta ahora.

Si logramos al menos esto último, lo demás también vendrá, sin lugar a dudas, tarde o temprano. Mientras el impuso empresario por hacer esté vivo, las oportunidades de negocios aparecerán. La vida nos enseña que lo que marca la diferencia es la actitud. Recordemos: “tu actitud determina tu altitud”. Brindemos por eso y felicidades para todos.

Damián Tabakman
damiantabakman@fibertel.com.ar

© ReporteInmobiliario.com, 2003-2006, Lunes 18 de Diciembre de 2006.



.
Puntuación Promedio: 3.66 - votos: 6
Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

REPORTE INMOBILIARIO TV

Informate al instante

Reporte Inmobiliario

Valor metro cuadrado por manzana

Suscribete a nuestro newsletter semanal