Informes > MERCADO INTERNAC. > Moscu: pocas propiedades y a precio de oro NOTAS INTERNAC.

Moscú: pocas propiedades y a precio de oro

El mercado inmobiliario en la gran megalópolis rusa es como un tren rápido al que muy pocos pueden subirse. En los últimos ocho meses, el precio de las viviendas en Moscú, en su provincia y en San Petersburgo ha aumentado un 50,5%



"Quiero comprarme una casa". "Pues pague ahora mismo si no quiere que mañana el metro cuadrado valga 50 dólares más" (39 euros al cambio). "Pero podrá usted esperar unos días sin variar el precio, que voy a pagarle una millonada". "A mí me da igual. A mí no me interesa venderle el piso ahora; si es dentro de una semana, el precio será más alto y yo ganaré más dinero". Ése fue el diálogo de locos que mantuvo hace unos meses un joven moscovita que quería comprarse un piso en las afueras de Moscú para comenzar una nueva vida en familia con su mujer.
El mercado inmobiliario en la gran megalópolis rusa es como un tren rápido al que muy pocos pueden subirse. En los últimos ocho meses, el precio de las viviendas en Moscú, en su provincia y en San Petersburgo ha aumentado un escalofriante 50,5%, según datos de IRN. ru, una agencia de análisis inmobiliario. "Al menos un 70%", tercia por su parte Mijail Evraev, director de control y vigilancia de los monopolios locales en el Servicio Federal Antimonopolio, "desde el verano pasado".
El precio de la vivienda en Moscú es, además, el principal responsable de que la capital rusa se haya convertido en el 2005 en la ciudad más cara del mundo, según un estudio que publicó hace dos meses la empresa británica de consultoría en recursos humanos Mercer. El alto precio de las casas se explicaba entonces por la concentración de los negocios en la gran ciudad y por un enorme desajuste entre la oferta y la demanda. Sin embargo, ahora las autoridades rusas comienzan a sospechar que detrás de este boom podría haber algo más oscuro que una simple e inocente especulación.
"Hemos examinado el mercado inmobiliario en Moscú y en Dmitrov, que se encuentra a 55 kilómetros. En Moscú el metro cuadrado cuesta 3.500 dólares, y en Dimitrov, 800. ¿Es posible que el suelo sea tan caro en Moscú que la diferencia ronde los 2.000-2.500 dólares por metro cuadrado?", se preguntaba esta semana Evraev. "Hemos calculado también que el coste del suelo dedicado a construcción está en Moscú en el orden de los 400 dólares... Entonces, el precio de mercado normal sería de 1.200 dólares. Pero se vende a 3.000 o 4.000 dólares".
Esta espiral de precios sin sentido causa dolores de cabeza no sólo a las jóvenes generaciones rusas, sino que ha llegado a molestar a las mismísimas neuronas del Kremlin. Los enormes beneficios de las empresas inmobiliarias entorpecen uno de los proyectos estelares del presidente del país, Vladimir Putin, que pretende procurar "vivienda asequible y confortable para los ciudadanos de Rusia". Por eso la oficina del fiscal general se ha puesto a investigar la posible connivencia de las grandes empresas inmobiliarias y de la construcción después de que el viceprimer ministro ruso, Dimitri Medvedev, advirtiese sobre la situación. "Hay que hacer esfuerzos serios para desmonopolizar los mercados de la construcción local", dijo el hombre al que muchos ven en Rusia como el sucesor de Putin.
Los funcionarios de la agencia antimonopolio apuntan también que desde hace tiempo las autoridades locales están concediendo terreno para la construcción a dedo, sin convocar ningún tipo de concurso. No parece, sin embargo, que las empresas inmobiliarias incumplan la ley antimonopolio. "No se puede decir abiertamente que haya una única compañía que domine el mercado. Pero esto sí sucede en el mercado de materiales de construcción, donde sí hay compañías dominantes", ha explicado Igor Artemiev, jefe del Servicio Federal Antimonopolio. Una de las primeras conclusiones de las investigaciones impulsadas desde el Kremlin y la Fiscalía General es que Moscú es la ciudad más cara del mundo gracias al acero y otros materiales de construcción, cuyos precios se han inflado artificialmente.
Los responsables de las empresas inmobiliarias protestan contra las acusaciones, y aseguran que los altos precios se deben al mercado. "El mercado de Moscú hoy en día está potencialmente preparado para un precio de la vivienda de entre 6.000 y 6.500 dólares por metro cuadrado", sostiene Natalia Kirpichenko, directora general de la constructora Miel-Brokeridzh.
Los investigadores contraatacan insinuando que es la cercanía entre las empresas y los poderes locales la que condiciona las concesiones arbitrarias de terreno. En Moscú, asegura Evraev, no ha habido subastas de suelo desde el pasado 1 de octubre. Y esto, como consecuencia, condiciona que haya poca oferta y mucha demanda y altos precios. Esta situación tampoco es un atractivo para las empresas extranjeras, que según los expertos tienen muchos proyectos y ganas de entrar en el jugoso mercado ruso.
"Pero no les apetece participar en un proceso si sienten que el promotor ya ha preseleccionado una empresa constructora", analiza David O´Hara, director general de una consultora inmobiliaria.


Fuente: GONZALO ARAGONÉS, Moscú- 24/08/2006, La Vanguardia de España

.
Puntuación Promedio: 4.4 - votos: 5
Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

REPORTE INMOBILIARIO TV

Informate al instante

Reporte Inmobiliario

Valor metro cuadrado por manzana

Suscribete a nuestro newsletter semanal