Informes > OPINION CALIFICADA > Un 2005 dominado por unidades a estrenar y alquileres? LEER

Un 2005 dominado por unidades a estrenar y alquileres?

Segmentación y polarización de demanda y precios, calificaciones que se instalaron en el mercado desde la devaluación parecen haberse consolidado por ahora, como inamovibles.
Las unidades a estrenar y los valores locativos residenciales y comerciales se tornan como protagonistas del mercado inmobiliario 2005.



El sector ABC 1 prescindente de financiación bancaria y movilizado con fines de inversión hacia el mercado de inmuebles y desarrollos constructivos a estrenar, apareció, por ahora como el principal concentrador de la atención de desarrolladores y comercializadores.
Luego de años atípicos posteriores a la devaluación, parecería que la demanda comienza a reconfigurarse. Así, productores agropecuarios, exportadores, empresarios sustituidores de importaciones y comerciantes beneficiados por cierto mayor consumo interno, a los que se suman también extranjeros y argentinos residentes en el exterior, se perfilan, por ahora, como el nuevo elenco de demanda en el escenario inmobiliario.
Estos últimos actores de fuera del país, comenzaron a hacer escala por nuestras latitudes durante 2004 y se espera que aumenten en cuanto a cantidad y monto de inversión como resultado de una resolución favorable de la renegociación de la deuda en default, la que no operará de modo decisivo pero si incidirá, entre otras cosas, a una visión de que el país está tratando de ponerse en orden. Pero, es la baja cotización de los precios inmobiliarios entre nuestro país comparativamente con los vigentes en Estados Unidos y en las urbes centrales de la Unión Europea, la que aparece como la razón más contundente de atracción para los capitales globales que gustan de invertir en opciones tangibles como inmuebles urbanos o rurales. El aumento incesante de los precios que vienen sufriendo desde hace casi una década los inmuebles en esos países, hacen pensar en una desaceleración de su ritmo de crecimiento a futuro y ciernen la amenaza de explosión de la tan temida burbuja inmobiliaria, este hecho obra a favor de los mercados inmobiliarios emergentes.
Ahora bien, sería ilusoriamente simplista y se desperdiciaría la oportunidad si se piensa que los extranjeros vendrán a comprar propiedades en tropel sólo por una situación ventajosa de precios. En la percepción de profesionalidad, respeto, seriedad, responsabilidad y conocimiento de detalles el potencial inversor extranjero se basará previamente para luego analizar si la opción reviste la seguridad suficiente que lo lleve a sobreponerse al riesgo percibido a la distancia.

Dentro de este contexto, es previsible que la mayoría de los grandes emprendimientos con muy buena localización, sigan captando para la compra de unidades, capitales prescindentes, en su gran mayoría, de apoyo financiero durante 2005.
Por otro lado, en edificios a estrenar de menor escala y target, es donde se verá en mayor medida que los ahorros propios comenzarán a ser complementados con financiamientos hipotecarios que pueden ser avalados por las aspiraciones e ingresos de los interesados.

Así la polarización y segmentación parecen consolidarse cada día más. La concentración de las construcciones residenciales a estrenar, durante el último año en determinados barrios, así lo demuestran, traspolando morfológicamente a la fisonomía urbana esa diferencia establecida por la ley de la oferta y demanda inmobiliarias.

En un marco incierto, navegando entre el alquiler y la remota y ansiada posibilidad de compra de alguna unidad financiable que esté a su alcance se mueve un importante porcentaje de la clase media asalariada que aún no es propietaria y la mayor parte de los nuevos hogares que se forman provenientes de la misma. Por ahora, la primer opción, la del alquiler de vivienda aparece como la única viable, lo que provoca un aumento de la demanda de unidades en alquiler frente a una oferta estable y aún en decrecimiento, ya que departamentos bien ubicados también salen del mercado de alquiler convencional para buscar mayor rentabilidad en el campo de la renta temporaria para turistas o extranjeros. La situación ya ha generado un aumento en los valores de cotización locativa del órden del 25 al 30 % el pasado año provocando una constante presión por parte de los propietarios por una recuperación aún mayor, pretensión que logra sustento en la abultada demanda y escasez de oferta que existe en determinadas zonas.

En el mercado locativo de unidades comerciales, se enciende también una luz amarilla de atención para el corriente año, en el cual se vencen gran parte de los acuerdos que fueran pactados en el desolador escenario del año 2002. El alto índice de ocupación actual y el mejor clima económico frente al aciago de aquel año, ofician apuntalando una presión hacia el alza en la negociación de los nuevos contratos.

No obstante, será en definitiva el accionar de todos los que intervienen en forma permanente y eventual en el escenario inmobiliario y la evolución de las variables macro, microeconómicas y sociales que impactan en el mismo, las que delinearán día a día la realidad del mercado. Un singular mercado inmobiliario, que ha dado sobradas evidencias de ser cada vez menos rígido, con nuevos standares de calidad y mayores grados de complejidad y globalidad, que requieren una participación cada vez más seria, responsable, creativa y transparente por parte de todos aquellos que participan en él.

© ReporteInmobiliario.com, 2003-2005, 24 de enero de 2005



© ReporteInmobiliario.com, Enero 2005.

.
Puntuación Promedio: 4.42 - votos: 14
Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

REPORTE INMOBILIARIO TV

Informate al instante

Reporte Inmobiliario

Valor metro cuadrado por manzana

Suscribete a nuestro newsletter semanal