Informes > MARCO LEGAL > El CEDIN todavia esta para dar pelea Dólar Inmobiliario

El CEDIN todavía está para dar pelea

De la reunión entre la Cámara Inmobiliaria Argentina y el Jefe de Gabinete, se enumeraron una serie de causas como responsables de la falta de impacto del Cedin. Algunas aclaraciones al respecto. Escribe Cont. Nestor Kreimer






La nota de Reporte Inmobiliario ”Cámaras piden más protagonismo para el Cedin” resulta clara al respecto, siendo el objetivo de la presente focalizar en las implicancias que la UIF (Unidad de Información Financiera) ha tenido en la performance del Cedin.

Sin perjuicio de lo anterior, solo manifestar que a las objeciones y/o sugerencias expuestas en la reunión, debería sumarse la invitación al debido acompañamiento de esta iniciativa por parte de los fiscos provinciales y municipales.

El temor derivado de reportar a la UIF las operaciones de blanqueo bajo el régimen normado por la Ley 26.860 (BO: 3-6-13), no tiene fundamento legal que lo justifique.

Una de las principales objeciones manifestadas en la referida reunión, fue la obligación por parte de los bancos – dado el carácter de Sujeto Obligado – de reportar a la UIF cualquier operación que pueda resultar sospechosa de encubrir lavado de activos, narcotráfico o financiación de terrorismo. Los famosos ROS (Reporte de Operaciones Sospechosas).

Desde la mirada del banco, entrar al blanqueo vía Cedines los obliga a reportar esa operación ya que así se lo impone una ley preexistente. La Ley N* 25246 (BO: 10-5-00) comúnmente conocida como de “Ley de Lavado de Dinero” encuadra a los bancos como sujetos obligados a reportar a la UIF. Pedirles que no lo hagan, es requerirles que cometan un ilícito, ya que no pueden dejar de generar un ROS por cada operación de Cedin.

Más adelante veremos que esto resulta inocuo.

Frente a este panorama el temor derivado de suscribir Cedines, implicó frustrar muchas operaciones donde ya estaban:

- el vendedor y el comprador de un inmueble,
- los dólares billetes con intención de “volver a pistas”,
- la inédita oportunidad de justificarlos a tasa cero (nunca hubo un blanqueo más conveniente en la historia fiscal de Argentina),
- la tranquilidad de contar con la cobertura de una ley votada por el Congreso de la Nación,
- las normas complementarias que “redondeaban” el encuadre frente a otros organismos (Afip, BCRA, etc.),
- la experiencia acumulada a la fecha que permitió validar que “resultó cierto” que el comprador entra al banco con Cedines, y el vendedor – algunas horas después – sale con los dólares billetes en la mano.

Este inicial entusiasmo pasó rápidamente a transformarse en incertidumbres “por lo de la UIF”, lo cual frustró la mayoría de los casos dado que ganó la batalla el “por las dudas, no”, sumado al temor a “quedar en un listado para que después vengan por mí”.

Y así fue que el Cedin no funcionó más allá de haberse logrado un magro volumen de operaciones.

La UIF no puede golpear al Cedin

Este temor no tiene fundamento legal que lo sostenga. De la estricta lectura de la ley 26860, se concluye que ningún ROS que llegue a la UIF podrá derivar en causa judicial o contingencia alguna para quien se encuadre en el blanqueo fiscal de dólares vía Cedines.

Vale recordar que la UIF no tiene poder de policía. Solo se trata de un organismo encargado de “informar”, y cuando algún ROS y a su juicio amerite activar una investigación más profunda, sólo deberá reunir mayores antecedentes para fundamentar el eventual “Informe” a emitir.

¿Pero a quién informa?

La UIF es un organismo autárquico dependiente del Poder Judicial de la Nación, no del Poder Ejecutivo.

La Ley que la crea (N* 25246, BO: 10-5-00), indica en su Art. 5º: “Créase la Unidad de Información Financiera (UIF) que funcionará con autonomía y autarquía financiera en jurisdicción del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, la cual se regirá por las disposiciones de la presente ley”.

Por lo tanto los ROS tienen como potencial impacto final la activación por parte del fiscal actuante (Ministerio Público – Oficina Antilavado), de alguna causa judicial asociada a esa operación.

Pero resulta que:

- El Art. 9 de la ley 26860 detalla los beneficios para quienes blanqueen suscribiendo Cedines. En su inc b) indica que: “Quedan liberados de toda acción civil, comercial y penal tributaria…los responsables por transgresiones que resulten regularizadas bajo el régimen de esta ley…”.

- Esto implica que quien debe promover alguna acción judicial por lavado de dinero (el fiscal antilavado y sobre la base de la información de la UIF), no puede hacerlo dado que así se lo impone la referida ley votada por el Congreso de la Nación.
- Por lo tanto, suscribir Cedines no genera consecuencia alguna derivada de la UIF.
- Lo anterior no solo resulta lícito, sino que libera la “tensión” generada con los bancos ante su obligación de reportar a la UIF (emitir el ROS). Por el contrario, deberíamos decirles: “OK, reporten, pero no se olviden de enfatizar que estos Cedines se originan en blanqueo fiscal”.
- Esto resulta clave ya que la exoneración de las consecuencias solo aplica si esos dólares blanqueados vía Cedin, provienen de omisiones fiscales (evasión) y no del narcotráfico ni de financiación de terrorismo.
- Aunque resulte sorprendente, esta manifestación bajo declaración jurada en el formulario del banco interviniente, es suficiente documental para quedar dentro del encuadre legal referido.
- Por último y más allá del juego de palabras, ninguna ley en el futuro podrá penar lo realizado bajo el imperio de una anterior.

Todo lo manifestado implica que en el “aquí y ahora” – y dada la plena vigencia de la ley 26860 – se cuenta con un sólido marco legal para sustentar las afirmaciones vertidas, por lo que peticionar “que el CEDIN sea aprobado por UIF dejando exentos a los bancos” (de actuar como Sujetos Obligados), resulta inocuo ya que más allá que los bancos no pueden dejar de emitir un ROS, esto no genera consecuencia alguna para el que suscriba Cedines según lo planteado.

Es hasta aquí donde llega el límite del racional aplicado al análisis. Luego de ese límite, se pasa al terreno de las presunciones o “fantasía persecutoria”. Para muchos este temor tendrá fundamento…pero solo en su fantasía, o en argumentaciones tales como “experiencias vividas” o “me lo dijo un amigo”. Lo concreto es que la norma aplicable indica lo arriba desarrollado.

Conclusiones

Debemos seguir peticionando todo aquello que permita mejorar la performance de esta herramienta, de la que no dudamos que podría brindar un claro y medible impacto reactivador en nuestra industria.

Esto es parte de nuestra obligación como actores del mercado, pero debemos hacerlo desde un adecuado análisis de la normativa en vigencia, sobre todo en lo referido a las consecuencias de los reportes a la UIF.

Por último y si bien la presente se orienta a cuestiones técnicas sin la emisión de juicios de valor sobre la moralidad de un blanqueo (ninguno lo es), afirmamos que contar con una ley votada por el Congreso de la Nación sumado a las expectativas que podrían derivarse de la reunión del CIA con el Jefe de Gabinete, permiten reafirmar lo del título: el Cedin todavía está para dar pelea.

Cont. Nestor Kreimer
Kuantica S. A.

© ReporteInmobiliario.com, 2003-2014 – miercoles 30 de julio de 2014
.
Puntuación Promedio: 4.75 - votos: 4
Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

REPORTE INMOBILIARIO TV

Informate al instante

Reporte Inmobiliario

Valor metro cuadrado por manzana

Suscribete a nuestro newsletter semanal