Informes > OPINION CALIFICADA > Comenzando el ano inmobiliario APUESTA

Comenzando el año inmobiliario

Pros y contras de un 2012 que aparece en general más complicado y selectivo, pero también activo en para determinadas tipologías, localizaciones y calidades. Escribe Damián Tabakman.



Los indicadores clásicos del sector inmobiliario y de la construcción, no son alentadores. En los últimos noventa días han caído las escrituras y más aún los permisos de edificación. Las nuevas restricciones cambiaras son parte de la explicación. En efecto, los vendedores de inmuebles siempre quieren dólares, y si cobran pesos temen no poder cambiarlos. Y a su vez, los compradores temen no poder conseguirlos para el día de la escritura, todo lo cual hace que las operaciones, como mínimo se compliquen, y muchas simplemente se caigan.

En los emprendimientos la inflación sigue castigando severamente los costos de obra y, mientras tanto, los precios de las propiedades ya alcanzaron su techo histórico, en virtud de lo cual, los clásicos inversores oportunistas han desaparecido.

El clima de inversiones se ha enrarecido en general en el país, no solo de la mano de los controles cambiarios, sino también de la pérdida de poder adquisitivo de la gente por la quita de subsidios, y por la macroeconomía, que deja ver una compleja situación fiscal a nivel de gobierno. Ello repercute cada vez más en un marcado intervencionismo estatal sobre las importaciones, las empresas de servicios públicos, las reservas del BCRA, etc.

Pero estas cuestiones no pueden leerse en forma aislada. Y lo cierto es que, desde la perspectiva del inversor, el dólar claramente ya no es un refugio de valor. Por lo demás las tasas en el mundo siguen y seguirán por el piso. En consecuencia, los ladrillos continúan siendo una alternativa concreta a la hora de invertir. Afortunadamente hay mucha inercia en nuestra economía, luego de largos años de crecimiento sostenido. Y además el precio de la soja sigue ayudando.

Es verdad que no todos los proyectos logran resultados satisfactorios. El mercado se ha vuelto mucho más selectivo. Pero los emprendimientos que proponen productos distintivos, diferenciales, con precios adecuados y buen respaldo, caminan y muy bien. Sobran ejemplos, aunque la mayoría no son públicos porque la colocación se hace boca a boca, entre desarrollista e inversor. Hay proyectos en Nordelta que se están colocando muy bien, también los hay en las zonas clásicas de la ciudad. Pero también es cierto que no hay espacio para emprendimientos delirantes ni para valores inadecuados. Con los pies sobre la tierra, el inversor sigue priorizando el real estate, con expectativas muy realistas de rentabilidad. Oficinas y locales con buena renta se venden a valores atractivos, en tanto que los departamentos chicos siguen siendo el producto más demandado en los fideicomisos al costo, pensando en el aquiler. Los desarrollos con atributos especiales, como la vista al agua, la altura o los amenities de alto vuelo, también encuentran su mercado.

Tendremos por delante un año en el cual las zonas buenas se seguirán revalorizando y, en resumidas cuentas, el mercado absorberá los productos de calidad. Los otros, más audaces, aptos para épocas de vacas gordas, que quizás especulaban con la vuelta del crédito hipotecario, deberán esperar a que el viento de cola sople más fuerte.


Arq. Damián Tabakman
damiantabakman@fibertel.com.ar


© ReporteInmobiliario.com, 2003-2012, lunes 12 de marzo de 2012

TASADOR VIRTUAL


.
Puntuación Promedio: 2.42 - votos: 7
Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

REPORTE INMOBILIARIO TV

Informate al instante

Reporte Inmobiliario

Valor metro cuadrado por manzana

Suscribete a nuestro newsletter semanal