Informes > OPINION CALIFICADA > Los costos de la construccion son altos y no es facil bajarlos Indice CAC de la Cámara Argentina de la Construcción

Los costos de la construcción son altos y no es fácil bajarlos

Gustavo Weiss, presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, dialogó con nosotros sobre el presente del sector, los temas que faltan resolver y el impacto de los créditos en el mercado.




Gustavo Weiss, presidente de la Cámara Argentina de la Construcción


La construcción se ha convertido en uno de los motores de la economía, con un crecimiento que según el Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC) llegó a 8,9% en julio, además de convertirse en un gran generador de empleo.
La recuperación no es momentánea sino que hay mejores proyecciones para el año próximo, cuando la obra pública tendrá más participación en el presupuesto y se espera el rebote.
En este contexto, desde Reporte Inmobiliario entrevistamos en exclusiva a Gustavo Weiss, presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, quien hizo un repaso por el escenario actual del sector, por los puntos pendientes para seguir creciendo y el impacto de los nuevos créditos hipotecarios en el mercado.

RI: Los indicadores de la construcción mejoraron en los últimos meses, ¿Qué evaluación hacen desde la CAC?

G.W.: Nosotros vemos que desde el año pasado se ha retomado el nivel de actividad, con algunos factores que lo demuestran como son la contratación de más personal y el aumento en los insumos. Si bien en un principio la recuperación fue más tranquila, ahora se está en niveles de actividad muy importante con un crecimiento de 12% frente al mismo período del año pasado.

RI: ¿Cuáles son los sectores que impulsaron esta recuperación?

G.W.: Hasta ahora estuvo impulsado por la obra pública, pero a partir del año que viene vemos que será motivado por la obra privada, que se impulsará gracias a las inversiones en infraestructura de los entes privatizados como Edesur, Edenor y Edegas, más las centrales de energía térmica, solares y eólica.
También se espera que haya más obras en Vaca Muerta y que arranquen las inversiones en viviendas para aquellos que tomaron los créditos hipotecarios.

RI: Entonces, ¿hoy el principal motivo de recuperación del sector sigue siendo la obra pública, y a futuro aparecerán más sectores?

G.W.: Por ahora sí, depende de la obra pública.

RI: Un gran necesidad argentina es de vivienda. Y recién ahora hay créditos hipotecarios a medida. Pensando en 2018, ven la recuperación como un hecho concreto o, en un contexto eleccionario, depente todavía factores políticos y económicos?

G.W.: No hay factores económicos ni políticos que interfieran en las proyecciones en viviendas, sino que depende del dinamismo que se le está imponiendo al financiamiento de la construcción y al financiamiento posterior para la compra de esas propiedades. Hasta el momento, los bancos otorgan créditos y la mayoría los utilizan para comprar los productos terminados.

Ahora, lo que tienen que financiar son los proyectos de los desarrolladores para ejecutar los edificios, y luego que el banco le de a los usuarios el crédito hipotecario. Lo que está faltando es instrumentar ese proceso. Las normativas están, los bancos quieren hacerlo, pero todavia hay problemas de ejecución.

RI: ¿Qué opinión tiene acerca de los créditos UVA?

G.W.: Nosotros como Institución teníamos el plan analizado desde hace 15 años, esta gestión lo que hizo fue ponerlo en marcha. Lo que proponemos es lo que pasó en países vecinos que estuvimos investigando, como Chile y Perú, donde hace tiempo tienen sistemas similares en funcionamiento con un financiamiento que le permite a numerosos grupos de familia pagar una casa propia en la medida que se le de plazo. Esto que está sucediendo en la Argentina es un antes y un después en la construcción de viviendas para la clase media, y es un sistema de crédito que llegó para quedarse.

RI: Durante los últimos años, muchas de las inversiones en viviendas, torres o edificios fueron para la clase alta, que tenía los dólares para comprar. ¿Esto hizo que para la clase media falten viviendas?

G.W.: En realidad, hay muchos proyectos de viviendas nuevas que han sido presentados. Por ejemplo el Banco Nación tiene 140 obras en estudio, y hay otros bancos que tienen otro tanto. Pero es un proceso que hay que empezar andar.
Cuando los bancos aprueben las inversiones se irán presentando paulatinamente otras y así se dinamizará el sector. Es un proceso que se irá gestando hasta que todos los actores entiendan la metodología.

RI: Si bien se avanzó en estas cuestiones crediticias, usted me comentó que uno de los temas que falta resolver son los créditos para desarrolladores. ¿El Gobierno está trabajando instrumentarlo?

G.W.: Sin ninguna duda. Se está trabajando intensamente, el Gobierno y los bancos lo saben. En poco tiempo estará cien por ciento operativo.

RI: Un tema clave el año pasado fue el blanqueo. ¿Impactó en el sector y siguen las efectos o no fue importante?

G.W.: El impacto se sintió a fines del año pasado, se blanqueó dinero y se compraron viviendas terminadas. Esto se dio justo en un momento donde la demanda también aprovechó los créditos hipotecarios, y ambas cosas terminaron generando que las propiedades terminadas aumenten de precio.

RI: ¿Cuáles son los problemas que aún restan resolver en el sector?

G.W.: El costo argentino no solo es alto en construcción, sino que es muy alto en toda la industria, es un tema de permanente comentario del lado del empresariado. Hay altos costos impositivos, cargas sociales y salariales que impactan en la construcción. Sin dudas el costo argentino de la construcción es muy alto. Habría que hacer algo para que se reduzcan pero no es fácil.

RI: El sector de la construcción, como tantos otros, conformaron una mesa de diálogo con el Gobierno ¿estos temas forman parte del debate?

G.W.: Ahí se plantean los problemas que mencionamos. Los puntos centrales son los altos costos e impuestos. El Gobierno en muchas jurisdicciones eliminó el ingreso bruto de las cuotas, están trabajando pero todavía falta.

RI: ¿Si hoy los costos están altos, y se espera que la demanda crezca, esto quiere decir que los valores subirán aún más?

G.W.: Tenemos, como cualquier sector, un problema de oferta y demanda. Con mucha demanda siempre se da un aumento de precio, en algunos casos por encima de la inflación. Hoy vemos que en algunos casos se da por encima de la inflación general, y en otros no.
El problema es de oferta y demanda.

RI: ¿Cómo se resuelve esto?

G.W.: Con inversión de la oferta, por ejemplo que los fabricantes de insumo inviertan más para que la oferta se ponga al día, esa sería una primera opción.

RI: Ya repasó las expectativas para el año próximo, pero haciendo una síntesis, ¿qué se espera en la industria de la construcción en los próximos meses?

G.W.: Seguirá mejorando tanto la obra pública como la privada, las expectativas son muy buenas si el Gobierno sostiene la primera, al tiempo que se da una mejora en los proyectos de privados en infraestructura pública. También con la obra pública se deberían incrementar las inversiones. Somos optimistas.



© ReporteInmobiliario.com, 2003-2017, jueves 21 de septiembre de 2017

Market Analytics - Real Estate Big Data

.
Puntuación Promedio: 3.53 - votos: 15
Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

REPORTE INMOBILIARIO TV

Informate al instante

Reporte Inmobiliario

Suscribete a nuestro newsletter semanal