Informes > PERSPECTIVAS 2017 > Pablo Lara Mercado Inmobiliario en Argentina

Pablo Lara

¿Cómo ven los economistas la actividad del mercado inmobiliario para el 2017?. ¿Qué debería hacer el sector para mejorar?





Lic. Pablo Lara

“Esperamos que la inversión total en construcción crezca en torno a 10% real anual durante 2017”


¿Cuál es su estimación acerca de la evolución que tendrá el mercado inmobiliario en 2017?


En 2017 la economía argentina crecerá alrededor de 3,5% anual, recuperando totalmente la caída de la actividad registrada durante 2016. Visto del lado de la demanda, el componente que mayor tracción ejercerá será la inversión bruta interna fija, dentro de la cual se incluye la inversión en construcción.

El año pasado fue la inversión pública la que más se retrajo, por falta de fondos y también por la ‘auditoría sectorial’ que encaró la nueva administración. Esta menor base de comparación y el programa de obras públicas que se puso en marcha tímidamente en el último trimestre del año y que irá cobrando fuerza en los próximos meses, teniendo como objetivo inmediato las próximas elecciones, se traducirán en una importante recuperación de la actividad de la construcción en varias regiones del país.

En tanto, la inversión privada en construcción, cuya principal tipología es la construcción residencial, también cabe esperar que se recupere este año, pero a menor ritmo que la inversión pública. En primer lugar, la inversión es pro cíclica, es decir que suele moverse en el mismo sentido que el PBI total. En segundo lugar, el proceso de desinflación en marcha permitirá una mejor planificación de los proyectos a mediano plazo y también una mayor movilidad del financiamiento hipotecario. Todo ello jugará a favor de la actividad constructiva e inmobiliaria. Y en tercer lugar, la efectivización del renovado plan PRO.CRE.AR volverá a impulsar la inversión en construcción entre los segmentos medios de ingresos.

Ahora bien, el porque del menor ritmo de expansión esperado para las obras privadas tiene que ver con el hecho de que el inédito marco macroeconómico que rigió entre finales de 2011 y de 2015 ya no está más vigente. Y en consecuencia, desde el año pasado los proyectos constructivos deben competir nuevamente con otros instrumentos de inversión por el ahorro privado. En tanto, una incógnita queda en torno al impacto (indirecto) que podría tener el blanqueo de capitales sobre la construcción (el cual podría ser más relevante sobre la actividad inmobiliaria).

En función de lo expuesto, esperamos que la inversión total en construcción crezca en torno a 10% real anual durante 2017.

Y en lo que respecta a la actividad inmobiliaria, durante 2017 continuará consolidando el proceso de recuperación que se inició el año pasado. Tal como se señaló más arriba, la desinflación y la recuperación de la economía impulsarán al mercado del real estate, a través de las múltiples herramientas crediticias que se lanzaron durante 2016.


¿Según su visión que se debería cambiar o mejorar desde el sector para obtener un mayor nivel de actividad?


Antes que nada creo importante resaltar que una condición necesaria (aunque no suficiente) para que los privados puedan desarrollar sus proyectos, por supuesto haciéndose cargo después de los fracasos o disfrutando de los éxitos alcanzados, es la provisión por parte del Estado de un escenario de estabilidad macroeconómica en general y de precios en particular. Porque cuanto más se acote la incertidumbre sobre el futuro, más agentes estarán dispuestos a poner en marcha ideas y proyectos. Y esto cobra particular relevancia cuando se trata de sectores como la construcción y el inmobiliario, que producen y comercializan bienes de inversión, en los cuales el futuro juega un factor central.

Lamentablemente esto es algo que aún no está aceptado mayoritariamente en nuestra sociedad y es algo por lo que hay que seguir bregando día a día.

Ahora bien, en la medida que se avance en el establecimiento de un escenario macroeconómico estable, entonces el crecimiento del negocio de la construcción y del sector inmobiliario lógicamente que dependerá en forma creciente de factores microeconómicos, entre los cuales creo que deben considerarse:

1. La demanda estará compuesta en forma creciente por usuarios finales de las unidades a construir (lo que contrastará con lo observado en el último decenio), entre los cuales crecerá el uso de las herramientas financieras que se vienen lanzando en los últimos tiempos.

2. Será cada vez más necesario que exista un diálogo profesional entre los actores de la cadena de valor y los diferentes niveles de gobierno, para que se puedan superar los desafíos que vayan surgiendo con bajo nivel de conflictividad.

3. El desarrollo de proyectos deberá prestar atención no sólo a la cuestión económica, sino a las cuestiones ambientales y de responsabilidad social. Cada vez es más importante que los proyectos resulten convenientes no sólo para los inversores/desarrolladores y demandantes finales, sino también para la comunidad en la cual se van a insertar considerando el impacto en el corto, mediano y largo plazo.


© ReporteInmobiliario.com, 2003-2017, martes 7 de febrero de 2017

TASADOR VIRTUAL


.
Puntuación Promedio: 0 - votos: 0
Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

REPORTE INMOBILIARIO TV

Informate al instante

Reporte Inmobiliario

Suscribete a nuestro newsletter semanal