Informes > PRENSA > Una figura que se consolida Inmuebles a estrenar

Una figura que se consolida

El Arquitecto reúne muchísimas de las condiciones necesarias para llevar adelante un negocio inmobiliario, pero cuenta con el atributo más importante: la creatividad.
Columna publicada en suplemento Arquitectura del Cronista Comercial del 20/9/2007



Cuando los que tenemos más de 30 años estudiábamos en las facultades de arquitectura el término “desarrollador” o “developer” ni siquiera era conocido por nosotros, es verdad que en mercados inmobiliarios más desarrollados es una figura que tiene sentido hace ya muchos años, pero en Argentina recién a principios de los noventa con la llegada de postgrados internacionales que capacitan en el desarrollo de negocios inmobiliarios, esta figura comenzó a surgir.
Un desarrollador inmobiliario es el “director de orquesta” de todos los músicos que componen al negocio inmobiliario, es en general el que posee el carisma y la rigurosidad necesarias para tentar a los inversores, el que decide la empresa constructora que elevará el proyecto, el que trata con los distintos consultores, y el que en definitiva toma la última decisión por si o por no de la inversión.
Un desarrollador debe de ser muy racional, pero a la vez saber tomar riesgos importantes, cuando este riesgo sea importante, seguramente la rentabilidad que le aportará a sus inversores será más atractiva. Un buen desarrollador posee además un ego lo suficientemente grande como para convencer a los inversores de que lo sigan en proyectos que en general parecen alocados en sus inicios.

Esta nueva raza no ha dejado de crecer luego del año 2002, apoyada por el fuerte interés de la gente en invertir en el negocio inmobiliario, muchos desarrolladores que se han ido formando han sabido capitalizar muy bien estos años y otros tal vez no, pero no caben dudas de que cada vez son más los que conforman la fauna del mercado inmobiliario. Desarrolladores o developers los hay de todos los colores, algunos profesionales, otros no, Abogados, Ingenieros, Contadores o hasta Médicos; pero sin lugar a dudas el Arquitecto es uno de los profesionales que reúne mayor cantidad de condiciones para tomar este comprometido rol, conoce muy bien los gustos de la demanda, maneja los temas constructivos o legales con respecto a los desarrollos y sabe racionalizar los proyectos, pero sin lugar a dudas posee el ingrediente más útil a la hora de plantear un negocio inmobiliario: LA CREATIVIDAD.

Es muy probable que a los profesionales de la arquitectura se nos genere un conflicto cuando tomamos el rol de desarrollador, ya que es prácticamente imposible hacer de “director de orquesta” y por otro lado seguir teniendo el rol de arquitecto-diseñador, es por eso que los desarrollistas exitosos cuelgan en muchos casos los botines del diseño para cederlo a quien ellos creen que es el más adecuado según el producto inmobiliario que se esté generando.
Los tiempos cambian, y las profesiones también; hoy son muchos los arquitectos que ante la falta de demanda de su servicio profesional deciden generarse su propio negocio, y esta es una de las formas más naturales de hacerlo, tal vez haya llegado la hora de tenerlo en cuenta en las facultades de arquitectura.

Arq Germán Gomez Picasso, CEO de ReporteInmobiliario.com
gergomezpicasso@reporteinmobiliario.com


SEMINARIO VALORES III



.
Puntuación Promedio: 5 - votos: 4
Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

REPORTE INMOBILIARIO TV

Informate al instante

Reporte Inmobiliario

Suscribete a nuestro newsletter semanal